Por segundo domingo consecutivo, el papa Francisco no asistió a su popular comparecencia por su ventana sobre la Plaza de San Pedro, pero en comentarios televisados dijo que se sentía mejor aunque no tuvo voz para leer en voz alta sus comentarios completos.

Tal como hizo la semana anterior, Francisco hizo comentarios muy abreviados desde la capilla del hotel donde vive y donde se recupera de lo que dice es bronquitis infecciosa. Miles de espectadores lo observaban proyectado en enormes pantallas en la Plaza de San Pedro.

Francisco, quien este mes cumplirá 87 años, también dijo que está atento a la conferencia climática de la ONU que tiene lugar en Dubái. El pontífice debía ir a la conferencia COP28 el viernes y hablar ante los presentes.

En su primera aparición desde la capilla el 26 de noviembre, dijo que haría el viaje a pesar de su enfermedad. Pero lo canceló por órdenes de sus médicos y se quedó en el Vaticano, donde ha estado recibiendo antibióticos de manera intravenosa.

“Queridos hermanos y hermanas, buen día. Tampoco hoy podré leer todo. Estoy mejorando, pero la voz todavía no” está en condiciones de leerlo todo, dijo Francisco. Seguidamente le pasó el micrófono a un cura que leyó los comentarios escritos, incluyendo unos sobre la guerra entre Israel y Hamás.

“Es penoso que la tregua ha sido rota”, dijo Francisco en los comentarios leídos. “Eso significa muerte, destrucción y miseria”.

Pidió la liberación de los rehenes restantes que Hamás tiene tras secuestrarlos en su ataque contra Israel del 7 de octubre, y lamentó la falta de necesidades básicas en Gaza luego que Israel lanzó su ofensiva militar allí.

Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *