En los últimos cinco años, el derecho dominicano Luis Severino trabajó poco más de 200 entradas con los Yanquis de Nueva York, limitado por diferentes tipos de lesiones, incluyendo una Tommy John que lo sacó una temporada completa.

Las lesiones se apartaron un poco en el 2023, su último año de un contrato de cinco campañas que firmó con los Mulos del Bronx, pero tuvo una marca de 4-8 y 6.65 de efectividad, con un WAR de -1.5.

Su frustración fue tal la pasada campaña, que llegó a decirle a la prensa neoyorquina que se sentía como el péor lanzador de las Grandes Ligas.

Pero ahora tendrá un chance de dejar eso detrás y, si la salud le acompaña, volver ser el pitcher eficiente que los Yanquis proyectaron, luego de firmar un contrato de un año y US$13 millones, con incentivos, para jugar con los Mets en el 2024.

Severino solo tiene 29 años de edad y acaba de terminar un pacto de US$52 millones. 

Pero tiene la oportunidad de enseñar sus herramientas y volver al camino del triunfo. Eso espera todo el mundo, principalmente los Mets que vienen de una campaña para el olvido.

Los Mets esperan que él vuelva a ser el lanzador del 2018, o al menos estar cerca de serlo, ese que tuvo una marca de 19-8, con 3.39 de efectividad y que lanzó 191.1 entradas, previo a la firma del contrato multianual que en su momento parecía una “ganga” para los Yanquis.

Será importante ver si el quisqueyano mantiene la velocidad en su recta y logra combinar sus lanzamientos rompientes para recuperar el dominio que en un momento lo llevó a la cima del juego… y un poco más. 

Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *