Según el Ministerio de Sanidad del movimiento islamista Hamás, en el poder en la Franja de Gaza, 5,500 de las 13,000 personas muertas desde el 7 de octubre son niños.

La situación de los niños en Gaza empeora día a día. La falta de agua y alimentos, los desplazamientos forzosos y los bombardeos diarios desde el 7 de octubre están poniendo en peligro la vida de más de un millón de jóvenes gazatíes.

Por no mencionar el hecho de que los más jóvenes son intrínsecamente más frágiles. «Los niños están más expuestos a las quemaduras. Su piel es más fina, tienen menos sangre y sus huesos no son lo bastante fuertes para resistir el impacto de las explosiones. Por tanto, son físicamente más vulnerables a los bombardeos, cuyos efectos se amplifican en estas zonas densamente pobladas», explica a Marine Lebègue James Denselow, jefe del equipo especializado en conflictos y ayuda humanitaria de la ONG Save the Children. “Desde un punto de vista psicológico, no tenemos suficiente perspectiva para estimar el impacto que puede tener en los niños«, asegura.

James Denselow señala que la difícil situación de los niños de Gaza es tanto más preocupante cuanto que ya vivían en condiciones extremadamente vulnerables antes de que comenzara el asalto israelí el 7 de octubre de 2023.

«No olvidemos que no es el primer conflicto al que se enfrentan. Si tienes 15 años en Gaza, creo que éste es tu quinto conflicto importante, aunque obviamente éste es el peor con diferencia. Incluso antes de los sucesos del 7 de octubre, sabíamos que cuatro de cada cinco niños de la Franja de Gaza mostraban signos de depresión y otros problemas de salud mental. Así que se trata de una población que ya era muy vulnerable antes del conflicto, y debemos tenerlo en cuenta para comprender el impacto que estas últimas seis semanas tendrán en ellos”, agrega.

“A diferencia de Ucrania, no ha sido posible mantener a los niños alejados de las zonas peligrosas», explica el representante de Save the Children. «En Gaza, los niños no están seguros en ningún sitio; no pueden salir de la Franja. No hay refugios antibombas para proteger a los niños, como en otras partes del mundo. Así que la falta de un lugar donde refugiarse, la imposibilidad de salir de este espacio restringido y la violencia de este conflicto son los responsables del elevado número de niños muertos y heridos. Y tenemos que recordar lo que nos dicen los médicos: las heridas de los niños son graves, les cambian la vida por completo, pueden perder brazos o piernas, órganos, y tendrán que vivir con estos cuerpos dañados el resto de sus vidas, necesitando atención médica y rehabilitación».

Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *