El precio del petróleo intermedio de Texas (WTI) abrió este viernes con una subida del 1.36 %, y se colocó en 73.89 dólares por barril, después de caer ayer casi un 5 % por las dudas sobre la demanda energética en los próximos meses.

A las 9.00 hora local (14.00 GMT), los contratos de futuros del WTI para entrega en diciembre sumaban 0.99 dólares con respecto al cierre de la jornada previa.

Pérdidas acumuladas

El oro negro se encamina a su cuarta semana consecutiva de pérdidas acumuladas, en medio de la incertidumbre sobre la demanda energética en China y el aumento de las reservas de crudo en Estados Unidos, que continúa produciendo a unos niveles récord.

Además, los datos del desempleo estadounidense y una ligera contracción de la producción industrial de la primera economía del mundo contribuyeron a las presiones a la baja.

Sin embargo, algunos expertos consideran que el descalabro del jueves fue exagerado, teniendo en cuenta que las tensiones en Oriente Medio pueden impulsar al alza los precios del petróleo.

Con todo, el analista Tom Essaye apunta hoy en su informe The Sevens Report que «la apuesta por el miedo geopolítico del conflicto entre Israel y Hamás ha desaparecido prácticamente».

Essaye sí deja la puerta abierta, por otro lado, a una sorpresa antes de finales de año en forma de nuevos recortes de producción de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) o de un recrudecimiento del conflicto en Oriente Medio que podría devolver al petróleo a terreno alcista, aunque deja claro que «el camino de menor resistencia» es a la baja.

Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *