Cuando los mejores pilotos de la Fórmula Uno aceleren en el Strip este fin de semana, este será el último paso en la evolución de Las Vegas en una ciudad de los deportes.

La transición de ciudad en la que las ligas profesionales ni se acercaban a un destino del deporte global inició en la década de los cincuenta cuando Las Vegas comenzó a recibir enfrentamientos de box que atrajo a aficionados y prensa de todo el mundo. En años más recientes, Las Vegas añadió equipos de la NHL y NFL y recibió más competencias internacionales de fútbol, rugby y ahora la F1.

“En años recientes ha cambiado la percepción de Las Vegas como una ciudad de fiesta y apuestas en las que todo es válido a un destino más completo”, aseguró Jason Doyle, asesor de la disciplina de gestión del deporte en la Universidad Griffith en Australia. “Parece que este ha sido un cambio intencional y el deporte ha sido esencial en esto. La llegada de los Golden Knights (NHL) y la adquisición de los Raiders (de la NFL) pusieron a Las Vegas en el mapa y le dio credibilidad a la nueva posición de la ciudad”.

Es claro que esta es una ciudad muy distinta a la que existía hace 50 años y que en ese momento dependía exclusivamente de las ganancias de los casinos y cuando los operadores de hoteles ofrecían carne de primera a precios de hamburguesa para que la gente entrara a apostar.

La ciudad comenzó a dar señales de que podría ser reconocida por sus eventos deportivos en 1955 cuando el boxeador campeón mundial Archie Moore venció por decisión al cubano Nino Valdés. Pero el boxeo comenzó a asentarse en las Vegas en los sesenta y con el tiempo Las Vegas comenzó a ser conocido como la capital del boxeo.

“Creo que realmente ese fue el punto para poner a Las Vegas en el mapa”, reconoció Steve Hill, director ejecutivo y presidente de Las Vegas Convention and Visitors Authority. “Era un lugar al que podías ir y no sólo ver un enfrentamiento, pero ver a los boxeadores entrenar por semanas”.

Muhammed Ali y Sugar Ray Leonard ayudaron a levantar el perfil de la ciudad, pero quedó limitado deportivamente al boxeo y al baloncesto universitario.

Debido al crecimiento del área metropolitana a un millón de habitants en los novena a los 2,3 millones actualmente, también surgió la idea de convertir a Las Vegas en una ciudad con deportes. Ahora tienen tres franquicias profesionales y los Knights y Aces de la WNBA han ganado tres campeonatos en total en los últimos 13 mess.

La llegada de la F1 le dará una estampa internacional a Las Vegas, ya que el deporte es más popular fuera de Estados Unidos y eso ayudará en la estrategia de atraer a más visitantes de otros países.

Aunque la ciudad siempre está recibiendo aviones de otros países, siempre busca la manera de atraer a más turistas internacionales.

Y la F1 es una forma de lograrlo. El Super Bowl, que se disputará en Las Vegas en febrero, es otra.

Quizá la carrera del sábado —la primera de un contrato de 10 años en Las Vegas— excederás las expectativas tras un complicado inicio. Los locales están frustrados por las construcciones y algunos turistas se vieron desalentados por los altos precios de boletos y hoteles.

Pero seguramente esto no afectará a Las Vegas para poder atraer más eventos internacional.

La F1 no son los Olímpicos, pero la mayoría del mundo estará observando.

Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *