Las Brigadas al Qasam, brazo armado de Hamás, publicó hoy un vídeo de una presunta soldado israelí cautiva, identificada como Noa Marziano, de 19 años, que dicen que habría fallecido por los bombardeos israelíes el pasado 9 de noviembre.

El vídeo, difundido en el canal de Telegram del grupo, muestra primero un mensaje de ella en su cuarto día de cautiverio en el que pide que cesen los bombardeos porque los secuestrados «pueden morir», y luego se ven varias fotografías de ella aparentemente muerta, con una grave herida en la cabeza y sin un pie.

«Se oyen muchas explosiones. Yo y el resto de los rehenes podemos morir por los proyectiles. Por favor, paren», lee Marziano en la primera parte del vídeo, grabado en el cuarto día de cautiverio, según las Brigadas al Qasam, en un lugar sin identificar, ya que solo se le ve a ella leyendo un papel con una bandera del grupo de fondo.

Poco antes de la difusión del vídeo, el portavoz de las Brigadas al Qasam, Abu Obeida, acusó a Israel de «demorarse» a la hora de llegar a un acuerdo para un intercambio de rehenes israelíes por presos palestinos, e indicó que un pacto estuvo a punto de lograrse a través de los mediadores cataríes.

«Los mediadores cataríes intentaron liberar a los rehenes del enemigo a cambio de la liberación de 200 niños palestinos y 75 mujeres», indicó el portavoz.

Según dijo, Israel solicitó la liberación de 100 mujeres y niños cautivos en la Franja de Gaza, y los mediadores propusieron una tregua de cinco días para el canje; pero al final no se materializó el acuerdo.

«La tregua para liberar a varios detenidos en Gaza incluye un alto el fuego y permitir la entrada de ayuda a la Franja, pero el enemigo se está demorando», afirmó.

Las milicias palestinas de Gaza secuestraron a más de 240 personas el pasado 7 de octubre, cuando perpetraron el brutal ataque en suelo israelí, y ahora mantienen retenidas a 239, después de que hubieran liberado a cuatro rehenes y que Israel supuestamente rescatara a una soldado cautiva dentro del enclave.

Hamás liberó el mes pasado por «razones humanitarias» a una madre e hija estadounidenses, y días después a dos ancianas israelíes.

Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *