Las autoridades islandesas informaron este fin de semana que se estaban preparando para una erupción volcánica en el suroeste de la isla en los próximos días, después de una serie de terremotos y evidencia de magma propagándose rápidamente bajo tierra.

La Oficina Meteorológica de Islandia indicó que existe un riesgo «considerable» de una erupción en la península de Reykjanes o en sus cercanías debido al tamaño de la intrusión de magma subterráneo y a la velocidad a la que se está moviendo. «La probabilidad de una erupción ha aumentado desde esta mañana y podría comenzar en cualquier momento durante los próximos días», afirmó en un comunicado.

La Agencia de Protección Civil de Islandia ordenó durante la noche una evacuación completa de Grindavik, un pueblo pesquero con alrededor de 3.000 habitantes.

En los últimos años, la región de Reykjanes ha experimentado varias erupciones en áreas despobladas. Se espera que la última erupción comience en el lecho marino justo al suroeste de Grindavik, según la oficina meteorológica. Un túnel de magma, o roca fundida, se extiende al noreste a través de Grindavik y unos 10 kilómetros más hacia el interior. A última hora del sábado, se estimó que se encuentra a una profundidad de menos de 800 metros, en comparación con los 1,500 metros de ese mismo día, informó la oficina.

El jueves, el aumento de la actividad sísmica provocó el cierre del spa geotérmico Blue Lagoon, una de las principales atracciones turísticas de Islandia.

Un usuario de Twitter (X) compartió un video donde indica que aparecieron grietas en las carreteras cerca de Grindavik en Islandia.

Reykjanes es un punto volcánico y sísmico al suroeste de la capital, Reykjavik. En marzo de 2021, fuentes de lava surgieron espectacularmente de una fisura en el suelo de entre 500 y 750 metros de largo en el sistema volcánico Fagradalsfjall de la región. La actividad volcánica en la zona continuó durante seis meses ese año, lo que llevó a miles de islandeses y turistas a visitar el lugar. En agosto de 2022 se produjo una erupción de tres semanas en la misma zona, seguida de otra en julio de este año.

El sistema Fagradalsfjall, que tiene unos 6 km de ancho y 19 km de largo, había permanecido inactivo durante más de 6,000 años antes de las recientes erupciones.

Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *