Un grupo de 246 migrantes centroamericanos, venezolanos y haitianos fueron detenidos por las autoridades el pasado fin de semana durante redadas realizadas en los alrededores de una central de autobuses de Ciudad de México, informó este lunes el gobierno.

Según un comunicado del Instituto Nacional de Migración, (INM) se trata «de 192 personas adultas y 54 menores de edad», aunque no se brindaron cifras detalladas sobre cada nacionalidad.

Los operativos comenzaron el viernes en alrededores de la terminal de autobuses que van al norte de México, por donde es común observar a migrantes durmiendo en la calle a la espera de reunir dinero o tener documentos para poder viajar hacia la frontera con Estados Unidos.

«Las personas migrantes mayores de edad fueron llevadas a distintas estaciones migratorias para iniciar el procedimiento administrativo correspondiente», añadió la nota.

Por su parte, los menores de edad y sus familias fueron enviadas a albergues estatales, apuntó.

Interrogado sobre esas capturas, el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo en rueda de prensa que desconocía las circunstancias, pero que su gobierno está «protegiendo a los migrantes y garantizando que no se violen sus derechos humanos».

La canciller mexicana, Alicia Bárcena, aseguró en la misma instancia que numerosos migrantes han pedido la asistencia de autoridades para ser traslados a albergues o al sur del país, donde se encuentra el grueso de las oficinas para solicitar asilo.

Miles de personas sin documentos transitan distintos puntos de México en su camino a la frontera con Estados Unidos para pedir refugio alegando que escapan de la violencia o la pobreza en sus países.

Sin embargo, se han endurecido recientemente las medidas para contener la migración irregular.

En septiembre pasado, un grupo de trabajo de la ONU sobre el tema denunció que durante el primer semestre del año, México detuvo a más de 240,000 migrantes, incluidos niños.

Durante el fin de semana, una caravana con miles de migrantes que había partido días antes desde Tapachula, fronteriza con Guatemala, se desintegró al pasar por el estado de Chiapas (sur).

Los migrantes bloquearon una carretera para exigir permisos de tránsito por México y atención especial para familias y menores de edad.

Posteriormente, reabrieron los caminos y dispersaron la caravana luego de que unas 500 personas, en su mayoría mujeres y menores, fueron trasladadas a refugios, informó la organización Pueblo sin Fronteras.

Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *