La Cámara de Diputados estudia un proyecto de ley que busca crear en el país el Ministerio Nacional de Cultos, que tendrá las mismas características que cualquier dependencia estatal y que busca, entre otros aspectos, ejecutar y promover políticas públicas en materia de religión en la República Dominicana.

La propuesta legislativa fue presentada por el diputado Moisés Ayala, del Partido Revolucionario Moderno (PRM), quien argumenta que los movimientos cristianos ameritan de una institución pública reguladora y fiscalizadora que pueda certificar legalmente que quienes ejercen el ministerio estén en condiciones de hacerlo.

El nuevo Ministerio Nacional de Cultos sería dirigido por un ministro designado por el presidente de la República y, al momento de su posicionamiento, deberá renunciar a los cargos que ejerza dentro de su concilio, orden religiosa, ministerio, confraternidad o asociación religiosa, además de tomar una licencia “en el ejercicio de su obra pastoral”.

Para ser ministro de Cultos, el funcionario debe tener más de 30 años de edad, tener testimonio y vida intachable, graduado de algún seminario teológico, ser recomendado por la confraternidad a la que pertenezca, ser un reconocido ente conciliador y tener un mínimo de diez años de ministerio pastoral en el país.

Funciones del Ministerio

Entre las funciones del Ministerio estarán crear y aplicar normas en materia religiosa, ser el ente regulador de las relaciones entre iglesias, extender certificados y permisos de operación a los ministros religiosos, mantener un registro de todas las iglesias y concilios, gestionar exoneraciones de impuestos a los actores de la vida religiosa en la República Dominicana, dar permisos para la realización de eventos masivos en el país e inhabilitar a iglesias que no acaten la ley.

Asimismo, fiscalizar las elecciones de las confraternidades, certificar iglesias para que puedan operar legalmente, extender permisos especiales a los extranjeros que residen temporalmente en el país, certificar a los miembros de los consejos provinciales de culto, entre otras responsabilidades.

Consejo Nacional de Cultos

La misma iniciativa crea el Consejo Nacional de Cultos, que será el máximo organismo de dirección del Ministerio Nacional de Cultos y estará compuesto por el ministro, dos viceministros, los presidentes de las federaciones regionales y representantes de la iglesia católica, adventista, testigos de Jehová y los mormones.

Argumentos

Para sustentar el proyecto de ley, el proponente alega que las iglesias cristianas representan una población mayoritaria en el país “que cada día va en aumento” y que, por tanto, demanda una regulación.

Además, dice que una ley general de cultos establece un marco legal y una regla justa e igualitaria para todos, ayuda a garantizar derechos colectivos inherentes a la vida religiosa y provee un blindaje ante las amenazas contra las iglesias y los ministros evangélicos.

“Es impostergable dotar al país de una ley de carácter público y contenido religioso, obligatorio, protector, plural, integrado, funcional y sostenible que ofrezca opciones a la población y que reafirme sus prerrogativas constitucionales”, argumenta la pieza.

Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *