Al menos 12, de las 20 personas que fueron detenidas el jueves en Santiago, durante la Operación Colibrí serán sometidas a la justicia por delitos de suplantación de identidad, uso de documentos falsos y falsificación de documentos públicos.

Entre los vinculados a la estructura desmantelada, mediante la realización de 18 allanamientos en distintos puntos de Santiago, hay empleados de la Junta Central Electoral (JCE) y abogados.

El fiscal titular de Santiago, Osvaldo Bonilla, informó que la investigación en contra de los integrantes de la red tenía más de un año en curso.

Detalló que los departamentos de Investigación y Falsificación de la Fiscalía de Santiago, seguían los movimientos fraudulentos de los integrantes de la red desarticulada.

De acuerdo a la investigación, la organización se dedicaba a la falsificación de documentos públicos, incluyendo actas de nacimiento, cédulas de identidad, títulos universitarios, títulos de propiedad, licencias de conducir y permisos de porte de armas, para venderlos a ciudadanos dominicanos y extranjeros.

Además, la red desarticulada se dedicaba, según el Ministerio Público, a la falsificación de diplomas de bachillerato, actas de bautismo, matrimonio y actas de defunción.

La Operación Colibrí, puesta en marcha por el Ministerio Público contra personas que lesionaron el sistema del Registro Civil del país, contó con el apoyo del Departamento de Investigaciones Criminales de la Policía y otras fuerzas especiales del cuerpo del orden.

Las acciones movilizaron a 20 fiscales y más de 200 agentes policiales que realizaron 18 allanamientos.

Se espera que el Ministerio Público deposite la solicitud de medida de coerción, en contra del grupo, durante las próximas horas ante el tribunal de Atención Permanente de Santiago.

Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *