Para 2030 unos 1,4 millones de mujeres en edad reproductiva serán diagnosticadas con algún tipo de cáncer, indica la Organización Mundial de la Salud (OMS). La buena noticia es que en la actualidad ya el cáncer no se considera una enfermedad incurable: Entre 2008 y 2014, el 85% de las mujeres menores de 45 años que fueron diagnosticadas con esta enfermedad lograron sobrevivir.

“El aumento en la tasa de supervivencia ha desviado la atención de la comunidad médica, de centrarse exclusivamente en preservar la vida a centrarse en preservar la calidad de vida de los pacientes después del tratamiento, que en muchos casos también implica preservar la capacidad de formar una familia biológica. La oncofertilidad, que es el campo que une la oncología y la endocrinología reproductiva con el objetivo de preservar la fertilidad, ofrece esperanza a estos pacientes”, según se indica en un artículo publicado en 2021 por The Journal of Assisted Reproduction and Genetics.

Y es precisamente esto, lo que lleva a hablar de la preservación de la fertilidad como esa opción que tienen hombres y mujeres de congelar sus gametos antes de iniciar su tratamiento oncológico, y así proteger su sueño de ser padres en el futuro. “Desafortunadamente, los medicamentos que se usan para atacar el cáncer pueden afectar gravemente la función de los ovarios disminuyendo y, en algunos casos, eliminando las posibilidades de lograr un embarazo naturalmente”, comentó el Doctor Eduardo Castro Valderrama, Director médico de Reprotec, Centro de fertilidad.

El tratamiento de preservación de la fertilidad en la mujer consiste en una etapa de estimulación de los ovarios y luego en un procedimiento ambulatorio llamado aspiración folicular en el cual se obtienen los óvulos maduros que se van a congelar. Esto toma 12 días y los óvulos congelados podrán permanecer en el banco de gametos de una clínica de fertilidad por el tiempo que la paciente lo requiera. En el caso de los hombres, para la congelación de semen, el proceso es aún más sencillo y corto e igualmente pueden conservar sus muestras congeladas por tiempo indefinido. Una vez que los pacientes hayan finalizado su tratamiento oncológico y superado su enfermedad, podrán recurrir a la fertilización invitro con el uso de sus propios gametos para lograr el embarazo.

https://resources.diariolibre.com/images/2023/11/09/dr.-eduardo-castro-.jpg

Dr. Eduardo Castro. (FUENTE EXTERNA)

“La congelación de óvulos y semen es un protocolo establecido que dejó de considerarse experimental hace más de 10 años y que, una vez son utilizados en la fertilización in vitro, ofrecen altas tasas de embarazo. Por supuesto, al ser una técnica muy especializada exige no solo experiencia sino la tecnología adecuada, que es precisamente con los que contamos en Reprotec”,  agregó el doctor Castro.

La principal recomendación de los especialistas en Reprotec, es que tan pronto los pacientes sean diagnosticados con cáncer reciban la consejería especializada en una clínica de fertilidad como esta en la que se entiende la necesidad de los pacientes, y se reacciona de forma inmediata para que puedan iniciar su tratamiento cuanto antes. Con el enfoque de la oncofertilidad, oncólogos y especialistas en reproducción asistida tienen la posibilidad de tratar a los pacientes de forma más integral, incluyendo un aspecto fundamental para las personas como lo es su futuro como padres y madres.

Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *