Las autoridades del Ministerio Público procedieron la tarde de este miércoles a cerrar los establecimientos en las inmediaciones del río Fula, en el municipio Bonao, provincia Monseñor Nouel.

La noche de este martes el río creció provocando la muerte de al menos cuatro personas, mientras que una todavía está desaparecida. 

La fiscal de Niños, Niñas y Adolescentes en Bonao, Glenys García, explicó que clausuraron estos negocios porque no podían estar presentes menores de edad en un área donde se venden bebidas alcohólicas y también por la hora en la que estas personas estaban dentro del balneario, sin ningún tipo de medida preventiva. 

La fiscal precisó que estarán ofreciéndole unas pautas a los encargados de estos establecimientos para que operen de acuerdo con la ley.

Aseguró que este tipo de eventos deben ser controlados para evitar que ocurren otros hechos lamentables.

Las autoridades de la Defensa Civil rescataron con vida a siete bañistas que fueron arrastrados por la corriente.

Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *