«Si Borisa Simanic no hubiera sido operado por primera vez, podría haber muerto desangrado”, ha explicado el doctor de la selección serbia, Dragan Radovanovic, en el medio de comunicación Kurir.rs, en referencia al percance que sufrió el jugador en la Copa del Mundo de Filipinas, en septiembre.

El ala-pívot perdió 2,5 litros de sangre tras recibir un fuerte codazo en la zona renal por parte de Nuni Omot en el partido ante Sudán del Sur. Tras ser intervenido ese mismo día, pocas horas después paso nuevamente por el quirófano para ser operado de urgencia en un hospital de Manila, donde tuvieron que extirparle un riñón tras las complicaciones que había sufrido tras su primera operación.

“Simanic viene a los controles y todo le va muy bien, aunque necesita tiempo. Él se siente mucho mejor. Su recuperación va por el buen camino”, explica en la entrevista el doctor Radovanovic, quien desvela también que el jugador “se está rehabilitando psicológicamente”, ya que ha pasado por una situación “muy dura”.

Esa lesión se produjo en la fase de grupo. Serbia, que destrozó a la selección dominicana en octavos de final, fue subcampeona del torneo al caer en la final ante Alemania.

“Diez minutos después del golpe, ya estábamos en la ambulancia”, recuerda el doctor de la selección serbia, que subraya que fue vital “el reconocimiento inmediato de la lesión”, ya que “la rotura del riñón, junto a la hemorragia masiva” que sufrió Simanic, “puso en peligro la vida” del ala-pívot del Casademont en la liga ACB de España.

«Debido a los cambios de la vitalidad del tejido del riñón, había que extraerle con la intervención quirúrgica todo el riñón», explicó en su momento Radovanovic.

Sobre la pérdida del riñón explicó que «el riñón no pudo sobrevivir, hubo muerte postraumática del tejido, complicaciones y fuga del contenido del riñón hacia la cavidad intestinal, inflamación del tejido abdominal y posible sepsis. Y nuevamente no había ningún médico en el hospital».

Radovanovic no descartó que Borisa Simanic siga jugando a baloncesto con un solo riñón.

«La recuperación avanza satisfactoriamente, Borisa viene regularmente a los controles y le va muy bien. Se siente mucho mejor, se está rehabilitando psicológicamente y eso es algo importante después de todo lo que ha pasado. Ahora necesitamos tiempo», informó el médico serbio.

Mientras, el jugador está convencido de su vuelta, aunque sin precipitarse. “Por supuesto que es posible volver a jugar. Eso sí, de momento solo sé que no debo hacer aún durante un tiepo. Mi riñón necesita sanar. Después me harán un análisis de esfuerzo físico y entonces lo sabremos todo», señaló recientemente el serbio de 25 años en Radio Belgrado. 

«¡Estoy muy bien, de verdad! Al principio fue muy incómodo, pero día a día está mejorando. Empecé a caminar y a comer, así que espero una pronta recuperación”, añadió Simanic. 

Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *