A la mayoría de los dominicanos les ilusiona «montarse» para dejar de andar a pies y «coger lucha con el transporte público». Sin embargo, muchos jóvenes y adultos han visto sus sueños esfumarse tras ser estafados a través de la comercialización de un automóvil.

En la Fiscalía del Distrito Nacional cada día crece el número de denuncias relacionadas con ventas engañosas de vehículos.

«Cuando la víctima compra su vehículo, resulta que el vehículo nunca entró al país. También se da el caso de personas que van a Rent Car para alquilar el vehículo y en el plazo que les otorgan, le sacan documentaciones falsas y le venden el vehículo a la víctima», alerta la encargada de Crímenes y Delitos contra la Propiedad de la Fiscalía del DN, Roxanna Molano.

Los compradores son víctimas de dealers informales, que operan como asociación de malhechores, que, entre otras estrategias, implementan el reportar como robado el vehículo inmediatamente reciben el dinero de la venta del mismo. También venden vehículos robados.

Las empresas que han sido denunciadas como estafadoras o que están involucradas en algún tipo de estafa son: Ibu Auto, Kelyx Auto Import, Lichabriel Rent Car (ahora Luxury) y Aliados Auto Import (en Santiago), entre otros, que utilizan redes sociales como Instagram y plataformas como corotos.com.do como puentes para atraer a sus víctimas con ofertas atractivas y materializar el delito.

En muchos casos, los vehículos en venta no están en el país, pero la promesa es importarlos en los días subsiguientes al pago del 50% del monto, pero esos vehículos nunca llegan al país.

Testimonios y querellas

Según reportes de algunos medios de comunicación, decenas de personas se han querellado contra el dealer Kelyx Auto Import y su propietario, Francisco Javier Mena Castillo, por alegada estafa.

Te puede interesar

Famosos son víctimas de las estafas creadas con IA, cada vez más habituales en las redes

Con “falsas inversiones”, Coop-Herrera mostró crecimiento de hasta un 110 % en activos

Cinco formas en las que pueden estafarte o hackearte en WhatsApp

Yitzhak Hidalgo, presunta víctima de la estafa, explicó que conoció la empresa a través de Instagram y que en marzo del 2023 les contactó con el fin de adquirir un carro. Fue atraído por sus grandes ofertas y las presuntas pruebas de personas recibiendo sus vehículos.

Luego de agendar una cita en la misma red social, se reunió con Mena Castillo, quien le informó que, para traer los vehículos del inventario, debía pagar el 50 por ciento del precio del mismo y que el restante sería saldado contra entrega.

«Le deposito 275 mil pesos a la cuenta empresarial de Francisco Javier Mena, Kelyx Auto Import, y su oficina de abogados Lexiuris, que las tiene en conjunto, para un carro Kia Río 2018, valorado en 550 mil pesos», explicó Hidalgo.

Al pasar los días, a través de un grupo de Whatsapp, Hidalgo se enteró de que varias personas fueron afectadas «por compras engañosas» por parte de Kelyx Auto Import, lo que le causó preocupación e interpuso una denuncia ante el Departamento de Robos de la Fiscalía del Distrito Nacional. Allí se enteró de que había decenas de querellas contra el mismo dealer y que se ha emitido orden de arresto contra Mena Castillo.

En el caso de Edison Rubí Ledesma Reyes, adquirió su primer carro en una feria de vehículos que vio en las redes sociales, donde Aliados Auto Import le ofreció atractivas facilidades.

Sin embargo, luego de tres años, cuando intentó venderlo, en la Policía Científica le dijeron que tenía «enjertación en el chasis» (robado), situación que le impidió culminar la venta y su carro, un Hyundai Sonata 2014, le fue incautado.

Ledesma Reyes explicó que cuando se comunicó con Bredy Zapata, propietario de Aliados Auto Import, y le expresó lo que estaba pasando, solo le respondió que la Policía quería quitarle su dinero.

Una historia similar vivió la joven enfermera Jennifer Paulino, fue estafada a través de la plataforma corotos.com.do, donde se vio atraída por un carro Toyota Vitz.

Tras ponerse de acuerdo con el presunto vendedor, con quien acordó un encuentro para ver el vehículo antes de comprarlo y procedió a viajar desde Moca hasta Santo Domingo con un mecánico, para asegurarse de que el vehículo estuviera en buenas condiciones.

Concluida la compra y realizar el pago en efectivo, dos días después a su casa llegó un venezolano y le mostró una matrícula, alegando que él era el propietario legítimo del vehículo y que se lo llevaría.

La joven fue demandada en la Fiscalía de Moca y el fiscal de esa demarcación decidió que ella debía devolver el carro porque estaba reteniendo algo es robado.

Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *