El presidente de Diario Libre, Aníbal de Castro, advirtió que los principales problemas que corren los periodistas dominicanos son la complacencia y la pérdida del sentido crítico, a la vez que, desde su amplia experiencia diplomática, indicó que el conflicto con Haití requerirá de tiempo para resolverse. 

En el tema periodístico, Aníbal de Castro analizó los desafíos que enfrenta la prensa en Latinoamérica y aseguró que en el caso de la República Dominicana hay un clima de libertades más que satisfactorio. De Castro, quien ha sido director de varios periódicos, recomendó a los periodistas dominicanos que ese sentido crítico que se ha perdido hay que recuperarlo, y quienes lo mantienen deben fortalecerlo. 

Entrevistado por Héctor Herrera Cabral en el programa D´AGENDA, que cada domingo se difunde por Telesistema canal 11 y TV Quisqueya para los Estados Unidos, el reputado periodista instó a sus colegas a insistir más en la comprobación de los hechos, o sea, de los datos y las informaciones que se suministran, y no darlas como verdades de por sí. 

En tal sentido, el diplomático recordó que la voz oficial, es la voz oficial, pero siempre el periodismo tendrá que ser un contrapeso del poder, esa es una de las funciones que el periodismo no puede canjearla aun cuando se desempeñe en democracia y las instituciones sean fuertes. “En República Dominicana tenemos un clima de libertades más que satisfactorio, sin embargo, yo creo que el peligro que corremos los periodistas dominicanos es la complacencia, hemos perdido el sentido crítico, y yo creo que debemos recuperarlo, y el que mantenemos debemos fortalecerlo, debemos insistir más en la comprobación de los hechos, o sea, de los datos, de las informaciones que se suministran, no aceptarlas como verdades de por sí”, insistió. 

Aníbal de Castro reiteró que, “el periodismo es un contrapeso del poder, y debe de tratar, en la medida de lo posible, ofrecer una versión más aproximada a los hechos, y no necesariamente esa versión coincidirá con la que proviene del poder. Ya sea el poder político, o el poder económico, ósea, que esa esencia crítica del periodista no debe de perderse, debe mantenerse, y no es tan difícil cuando se desarrolla en una democracia como la República Dominicana”. 

Explicó que en una sociedad desarrollada y democrática como la República Dominicana al periodista le corresponde siempre buscar las otras opciones, otras versiones, en definitiva que las versiones ofrecidas por el funcionario, es una versión interesada, podrá o no corresponderse con los hechos, muchas veces lo hace, y otras no. 

“Nunca debería perderse de vista que en una democracia la transparencia es importante, y esa transparencia implica que el funcionario se someta al escrutinio público, como también a la pregunta de los periodistas, no porque de una declaración por escrito, no porque tenga un departamento de Relaciones Públicas que ofrezca informaciones, quiere decir que es transparente”, aclaró el veterano periodista. 

“Yo creo más, por ejemplo, en el modelo que ha instalado el presidente Luis Abinader los lunes, de responder las preguntas más disparatadas, o las más inteligentes, yo creo que ese es un ejemplo que deben seguir los demás funcionarios, pero también hay otra cosa, es responsabilidad nuestra someter esas declaraciones a una comparación, si se corresponden o no con los hechos”, indicó.  “No necesariamente la verdad es lo que viene de arriba, la que viene del poder, y otra cosa también es que puede haber varias verdades, y no debemos perder uno de los elementos claves del periodismo, es el contraste de las opiniones”, agregó.  

Dijo que el periodismo ahora ha adquirido otro ropaje, ahora se trata de un periodismo político, que mira más hacia lo económico, que mira más a las huellas sociales que el paso del tiempo deja en la República Dominicana, y un periodismo más benévolo con los problemas, de menos profundidad, y también un periodismo que tiende hacia banalidad. 

No obstante, aclaró que la prensa escrita guarda más similitud con el periodismo que él ejercitó cuando fue muy joven. Indicó que en el periodismo digital no todo es malo, porque ha habido una democratización producto del libre acceso a los medios de comunicación en lo que se refiere a la prensa digital. Pero lo que es la función básica del periodismo que es la búsqueda de la verdad, ese es un dogma que permanece inalterable. 

Línea editorial debe basada en principios y valores

Aníbal de Castro entiende que es una responsabilidad de cada medio de comunicación definir su línea editorial no en base a los anuncios que recibe del sector gubernamental, o del sector estatal, sino en base a sus principios y valores sobre los cuales se sustenta. 

El presidente del periódico Diario Libre se definió como un periodista que ha chocado varias veces con el poder, recordó que siendo director del desaparecido Último Hora el presidente Salvador Jorge Blanco decretó un boicot contra ese medio, a tal punto que no recibía una publicidad oficial, salvo algunos aguerridos funcionarios que se la jugaban, luego sufrió otro boicot decretado por el profesor Juan Bosch, quien no estaba en el poder, pero iba dirigido a los lectores, y asegura que en ambos casos los resultados fueron muy satisfactorios para el periódico. 

Explicó que, en ambos casos, hubo más publicidad y mucho más lectores. Dice que en el presente es diferente, hay una publicidad pública bastante importante para todos los medios. 

“Y mi recomendación es que vivimos en democracia, en democracia hay libertad de opinión, y yo creo que el gobierno no debería colocar la publicidad en base al pensamiento de los medios, en base a la línea política que siguen, sino, en su efectividad como medio de comunicación”, recomendó. 

De Castro dijo que, “hasta ahora en el periódico que yo represento no he visto discriminación alguna, y hay una distribución bastante equilibrada en los medios escritos, ya que no puedo hacerte un análisis de los más medios y programas porque es un mercado bastante amplio”. 

“En definitiva, mira en el país se habla hasta por los codos en los medios de comunicación, y se expresan las ideas más extravagante en entera libertad, pero yo no creo que deba un gobierno ajustar su publicidad a lo que el medio diga o a la línea política que el medio siga, no, yo creo que todos merecen igualdad de oportunidades”, sugirió. 

Sobre la línea editorial de los medios, el presidente de Diario Libre entiende que la misma no debe guardar relación con la publicidad estatal. 

“No necesariamente, creo que será responsabilidad de cada medio definir su línea editorial no en base a los anuncios que recibe del sector gubernamental, del sector estatal, sino de acuerdo a sus principios, y cuáles son los valores sobre los cuales se sustenta ese medio de comunicación”, opinó. 

El presidente de Diario Libre valora como positivo el encuentro que todos los lunes sostiene el presidente Luis Abinader con los medios de comunicación, pero entiende que debe ser más formal, donde no deberían participar los influencers. 

“El ejercicio es muy saludable para la democracia y ofrece una plataforma ideal para que el presidente se comunique con los gobernados, y para que los periodistas lleven inquietudes al mandatario mediante las preguntas, traten de que la transparencia operen en la práctica”, respondió Aníbal de Castro sobre la rueda de prensa La Semanal. 

Visión sobre crisis con Haití

El embajador Aníbal de Castro, quien representó el país en Londres y ante la Unión Europea, dijo que el gobierno dominicano debió darle más tiempo a la diplomacia en la crisis con Haití, porque adoptó las medidas más radicales, las cuales no surtieron efectos, y luego el país se quedó sin medidas para aplicar. 

“Lo que yo no estoy de acuerdo es en la celeridad de las medidas que se tomaron, yo creo que debimos haber dado más oportunidad a la diplomacia, al diálogo, a las conversaciones, antes del cierre y militarización de la frontera, de impedimento del libre tránsito entre los dos países, porque tomamos al principio de la crisis las medidas más radicales, y de repente nos quedamos sin medidas, y esas medidas no surtieron el efecto que buscamos que era la suspensión de los trabajos del canal del lado haitiano”, lamentó el diplomático. 

De Castro amplió que “yo creo que debimos haber hecho lo que hicimos posteriormente, ir a uno de los organismos internacionales en los que participamos tanto los haitianos como los dominicanos, y buscar una solución amigable en base a una evaluación técnica de los trabajos que se están haciendo, y a la luz de lo que estipula el Tratado que regula las aguas transfronterizas entre los dos países… Yo creo que hay una situación que se ha provocado con las medidas y es que en Haití se ha acrecentado un espíritu anti dominicano que se perciben en los medios de comunicación, pero también las movilizaciones que ha habido del lado de la frontera en Juana Méndez”. 

El periodista y diplomático dijo que no se debe olvidar que Haití es el segundo mercado de exportación de República Dominicana. 

“Hay productores y comerciantes dominicanos que están sufriendo en carne propia las consecuencias de esas medidas del cierre de la frontera, y del lado haitiano se está suscitando lo que no previmos que es una unidad de ese país en torno a este tema”, afirmó de Castro. 

El diplomático dijo que otro caso que le preocupa es que en el exterior se ha reanudado una campaña contra la República Dominicana, y ya ha habido reportajes en medios de prensa muy importantes como es el New York Times y Miami Herald, donde vuelven con el relato de que República Dominicana despojó de la nacionalidad a miles de personas con la sentencia 168-13 del Tribunal Constitucional, de que es un país racista, y que están deportando personas por el color de la piel, que son críticas que no se corresponden con la verdad.

Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *