Hace más de un año que por la calle María Trinidad Sánchez, del barrio El Agrario o Las Flores de Sabana Perdida, no se puede transitar debido a un charco que contamina el lugar. En el pozo de agua sucia se reproducen sapos, y dicen lugareños que también «iguanas» y otros insectos que afectan la salud.

Los residentes en la zona dicen que el agua se estancaba porque no había un cauce hacia la cañada y se multiplicaron las lamas y el mal olor hasta que hace unos días, técnicos de la Corporación del Acueducto y Alcantarillado de Santo Domingo (Caasd), lograron canalizar el desagüe.

Empleados de la Caasd trabajan en la actualidad en la construcción de un registro para colocar tubos de más de 30 pulgadas, para canalizar las aguas hacia la cañada con la finalidad de resolver de manera definitiva el problema.   

Próximo al lugar, la Caasd canaliza otra cañada de un kilómetro y medio que desde hace años ha sido un dolor de cabeza para los residentes.

Las quejas de los vecinos

Andrés Turbí dijo que los vecinos más cercanos al verde charco tuvieron que construir muros en las entradas de sus viviendas, pero no podían hacer nada con el mal olor, los mosquitos y demás alimañas.

El charco es una referencia del sector porque para indicar cualquier dirección la gente se refiere al lugar como “la calle de la laguna”.  

Indicó que por suerte, en esa zona no se conocen casos de dengue, pero no se puede vivir tranquilo por los mosquitos. En la actualidad no se puede transitar por el lodo podrido que ha quedado luego que se filtraran las aguas.

Virginia Paulino, otra residente, explicó que desde hace cuatro años luchan por la solución del problema y la promesa era que cuando comenzaran a trabajar en la cañada Marañón, entonces harían lo mismos en la laguna.

Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *